miércoles, 13 de octubre de 2010

Rankine

A diferencia de su colega William Thomson quien basó su escala absoluta en grados Celsius, de una mayor sencillez matemática (para muchos de nosotros) por ser una escala centesimal, William Rankine se inclinó por el uso de la escala Fahrenheit para desarrollar una escala absoluta de temperaturas. Así, a partir de 1849, los artículos de Rankine hacen mención de ella en sus ecuaciones: "...la temperatura: medida desde el cero absoluto (274,6 grados Centígrados debajo del punto de congelación del agua; o 462,28 grados Fahrenheit debajo del cero ordinario en esta escala)".

William John Macquorn Rankine (Edimburgo 1820, Glasgow 1872), ingeniero y físico, trabajó desde joven en toda clase de proyectos de ingeniería civil. En 1855 fue elegido jefe del Departamento de Ingeniería Civil en la Universidad de Glasgow. Allí colaboró con William Thomson, a quien le unía la fascinación por la naturaleza y las propiedades del calor. Fue uno de los primeros en relacionar calor y trabajo en términos de energía, e introducir las nociones de energía cinética (actual/sensible energy), energía potencial (potential/latent energy) y entropía, conceptos que paralelamente estaban siendo estudiados también por Thomson y el físico alemán Rudolf Clausius. Hoy, 160 años más tarde, todos reconocemos que la temperatura de un cuerpo es producto de la energía cinética de sus constituyentes, como lo dice la pequeña de un post anterior; pero en 1850, éste era un concepto audaz que aparecía tímidamente en boca de los físicos teóricos. Su definición en términos energéticos vendría mucho después, luego que el principio de la conservación de la energía fuera totalmente desarrollado.

Hijo de un teniente de la armada británica y él mismo oficial voluntario durante unos años, Rankine tenía un fuerte sentimiento patriótico que reflejó en numerosas piezas humorísticas que él mismo componía e interpretaba tocando el piano en sus horas de ocio. En una de ellas, The Three Foot Rule, defíende la supervivencia del tradicional sistema de medidas británico que en ese entonces ya se veía amenazado por el sistema centesimal, y quién sabe, tal vez sea por esa defensa a ultranza lo que ayudó a que se le diera un justo homenaje dándole su nombre a esta escala de temperatura absoluta. Aquí una traducción libre de un extracto de "The Three Foot Rule":

Cuando era un joven aprendiz, y me esforzaba por usar mis manos,
la gente no hablaba de medidas que venían de países lejanos.
Ahora soy un trabajador británico ya mayor, y al colegio no volveré,
así que ya sea el cincel o la lima lo que sostenga, a mi regla de tres pies me ceñiré.
Algunos hablan de milímetros, y algunos de kilogramos,
y algunos de decilitros, para medir cerveza y tramos;
pero soy un trabajador británico ya mayor, y al colegio no volveré,
así que por libras comeré, y por cuartos beberé, y por mi regla de tres pies trabajando seguiré.


Referencias

Imagen
Generada haciendo uso de Textorizer a partir de una fotografía de W. Rankine y el texto de este post.

No hay comentarios:

Suscribir con Bloglines